Subpoena duces tecum

El Subpoena duces tecum, se utiliza en el término de derecho. Proviene de latín, traducido literalmente como «bajo amenaza de pena, lo traerá consigo».

Es una citación que se utiliza para la entrega de pruebas, está dirigida con carácter imperativo al destinatario, para que comparezca ante un juez, pasando por el tribunal, presentando cualquier tipo de alegación contra su acusación. Estas pruebas serán usadas en la audiencia o en su defecto, en el juicio. Son tales como documentos o pruebas tangibles.

Este término es usado en los Estados Unidos. Pero también nos podemos remontar a Sudáfrica o a Canadá.

El subpoena duces tecum, se usa como citación, para la evidencia de pruebas.

Tiene similitud al adtestificandum. Esta citación se dirije a un testigo, para que se presente ante el juez a testificar oralmente.

En un juzgado de los Estados Unidos, cuando se pronuncia el subpoena duces tecum para el acusado, a este, podrá acompañarle un testigo, que formará parte de la declaración tomada siendo así una prueba tangible por parte de la citación.

Esta citación subpoena duces tecum, solo es válida si se usa al momento de la entrada al juicio. Si no, no se verá obligado a hacerlo con aviso previo.

Es posible informarse con los abogados de si la citación estará prevista, llevando consigo los documentos y aportes necesarios.

Es decir, si se lleva un testigo como parte del juicio, aun no sabiendo que se le citará con subpoena duces tecum, y una vez dentro sale la citación, el testigo podrá formar parte de las pruebas obligados a presentar.

Preparar la defensa antes de entrar al juicio, está ligado al descubrimiento legal, permitiendo a los involucrados el tiempo justo para revisar, antes de presentarse a la audiencia.

Cuando en la citación subpoena, en el juicio no se presentan pruebas por ausencia de las mismas, se puede conceder una prórroga, o en este caso, reprogramar la audiencia a una fecha más tarde.

Aunque, no siendo fácil, cuando el acusado no presenta las pruebas por subpoena, deberá de alegar un buen motivo. Son conocidos los motivos de la pérdida de documentación importante, o la destrucción de los mismos. Se deberá demostrar en todo momento, que se puede conseguir otro tipo de pruebas.

Por otra parte, no presentar la declaración en la citación del subpoena, puede conllevar a la sentencia directa por falta de pruebas. Del mismo modo que, si se presentan las pruebas y no son relevantes, o intentan llamar la atención de la confusión, se puede declarar como acusado investigado, y levantar así una investigación a fondo del presente.

Por lo general, suele declararse una posible continuación del juicio.

Actualizado: junio 10, 2020 — 9:48 am